Packaging Latam
Huella ecológica que es? - Como medir la Huella de Carbono
ECOLOGIA

Huella ecológica ¿Cómo se calcula?

La huella ecológica mide el impacto del Hombre sobre el medio ambiente, determinando la cantidad de materias primas consumidas y la cantidad de sustancias nocivas generadas y liberadas

Cuanto más consumimos, más recursos utilizamos y más contaminamos. La huella ambiental se calcula en términos de superficie terrestre (hectáreas globales). Determina cuánto espacio se necesita para satisfacer nuestras necesidades, dado nuestro estilo de vida. Este cálculo puede hacerse a escala individual, nacional o planetaria.

¿De qué depende nuestra huella ecológica?

Nuestra alimentación, nuestra vivienda, nuestros hábitos de consumo o nuestros modos de transporte tienen un impacto sobre el medio ambiente. En otras palabras, es probable que nuestra propia vida diaria contamine, porque no somos conscientes del impacto ambiental de algunas de nuestras elecciones.

La huella ecológica es la relación entre el consumo y la biocapacidad. Es decir, la capacidad de la tierra para producir los recursos que le estamos demandando.

¿Huella de carbono o huella ecológica?

La huella de carbono tiene en cuenta todos los gases de efecto invernadero. Se utiliza para evaluar el impacto de las actividades humanas en el medio ambiente. Las huellas de carbono pueden ser individuales, de un país o globales.
Estos indicadores, la huella ecológica y la huella de carbono, son dos formas distintas de concientizar a las personas sobre su impacto ambiental y animarlas a modificar sus hábitos. Así actuar contra el calentamiento global y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Cuál es la opción más respetuosa con el medio ambiente cuando se trata de embalaje?

Los envases de plástico tradicionales han ganado mucha atención negativa de los medios en los últimos años. Como resultado, algunos fabricantes están haciendo un lavado verde de sus productos de envasado para que parezcan más ecológicos de lo que realmente son. Como resultado, cada vez es más confuso para los consumidores elegir empaque y saber exactamente cuál es la mejor opción al considerar el medio ambiente.

Para medir verdaderamente el impacto ambiental de una pieza de empaque, debemos observar su huella de carbono. Es decir, el total de gases de efecto invernadero liberados a la atmósfera durante todo su ciclo de vida.

Los envases de papel, por ejemplo, se perciben como más ecológicos que los de plástico porque se derivan de una fuente renovable. Pero se necesita más de cuatro veces la energía para fabricar una bolsa de papel para la compra que para fabricar una bolsa de plástico.

Los envases de papel requieren la tala de bosques y el proceso de fabricación utiliza un 71 % más de agua y produce el doble de productos químicos tóxicos que el plástico. El papel también pesa más, requiere más energía para transportarse y se necesita más de energía para reciclar que el plástico.

Cada reutilización de un elemento de embalaje reduce significativamente su huella de carbono. Reutilizar varias veces a menudo no es práctico, ya que el papel hace que el plástico sea un material superior desde la perspectiva de la reutilización.

Plástico biodegradable o bioplástico

Es importante comprender la distinción entre el plástico tradicional y los productos etiquetados como plástico biodegradable o bioplástico.

El plástico biodegradable está hecho exactamente de los mismos materiales que el plástico convencional pero con químicos agregados que ayudan a que se descomponga más rápidamente cuando se expone al aire y la luz solar.

Los bioplásticos hechos de material vegetal como el almidón de maíz o la caña de azúcar han ganado popularidad en los últimos tiempos. Al considerar el ciclo de vida completo de estos productos, tienen un impacto ambiental más negativo que los plásticos tradicionales.

La mayoría de los bioplásticos y biodegradables deben llevarse a plantas comerciales de procesamiento o compostaje que utilizan niveles de calor y humedad que no se pueden lograr en una instalación de compostaje doméstico. Estos plásticos no son aptos para el reciclaje y contaminan los lotes de plástico reciclado, lo que representa una amenaza para la infraestructura de reciclaje.

La clave para la sostenibilidad y la reducción de las emisiones de carbono es alejarse de los principios tradicionales de economía lineal en los que los artículos se producen, utilizan y desechan. En su lugar, adoptar una economía circular eliminando los residuos y la contaminación y manteniendo los productos y materiales en uso constante a través del reciclaje y la reutilización.

Como parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, las empresas globales tienen el desafío no solo de medir y controlar las emisiones de sus propias fábricas, sino también de controlar el impacto de sus productos en toda la cadena de valor. Para los envases, eso significa desde el abastecimiento y la fabricación, hasta la distribución, el reciclaje y el final de la vida útil.

Esta es una gran preocupación para las empresas, las cuales se encuentran en continua investigación para el desarrollan envases cada vez más respetuosos con el medio ambiente.

¿Quieres recibir las noticias en tu mail?

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER SEMANAL

NOTICIAS RELACIONADAS

Styroflex de Ineos Styrolution para productos de base biológica

Paola Gioffre

5 Puntos Más Importantes de la industria y el Cambio Climático

Paola Gioffre

Llego el material biodegradable para sustituir al plástico común

Paola Gioffre

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. ACEPTO LEER MÁS