facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

Los secretos que encierra la forma de una botella de vino

Bebidas Chile

Hablamos mucho de cepas y estilos de los vinos, además sobre las condiciones climáticas e incluso sus métodos de vinificación. ¿Pero qué relevancia tienen las formas de los envases? ¿Es útil fijarse en la forma de la botella? ¿Realmente entrega información relevante a los consumidores? ¿O simplemente representa una estrategia de marca o comercial? La verdad es que la forma y el peso de la botella sí pueden ser importantes para definir un cierto estilo de vino, incluso a veces su origen, pero no tiene relación con la calidad de su propuesta enológica. 

Ania Smolec, de Concha y Toro, señala que las formas de las botellas comenzaron a tener cierta relevancia a partir del siglo XIX. Según varios estudios, la primera botella con características diferenciadoras fue la borgoñesa. Esto empujó a los bordeleses a buscar su propio camino y diseñar una botella propia más estilizada y con hombros, que pudiera reflejar la personalidad de sus vinos. El mismo hicieron los productores, italianos, españoles, portugueses y alemanes.

Los países productores del llamado Nuevo Mundo, incluido Chile, por supuesto, no inventaron nuevas formas, sino que adaptaron las botellas francesas según las cepas o estilos de sus vinos. Por ejemplo, un Cabernet Sauvignon de gran fineza y potencial de guarda como Marques de Casa Concha Cabernet Sauvignon es envasado en una botella tipo bordelesa. Esta botella es alta de hombros y tiene los lados rectos. Sus estrechos hombros son para evitar que los sedimentos escapen de la botella cuando el vino es vertido en la copa.

Usted va a encontrar también otras cepas en este tipo de botella, entre ellos Merlot, Malbec, Cabernet Franc, Sauvignon Blanc o mezclas bordelesas. La misma botella puede ser de color verde para los vinos tintos y transparentes o amarillo pálido para los vinos blancos secos y los vinos dulces. Si se preguntan por qué varían los colores del vidrio, la explicación es muy simple. Los colores oscuros como el verde protegen el vino, especialmente los tintos, de los rayos del sol. Los vidrios más transparentes, por otro lado, sirven para realzar los lindos colores amarillo y oro de los vinos blancos.

La botella borgoñesa se caracteriza por sus hombros caídos y la altura de su cuello. Se utiliza en la región de Borgoña, pero también en muchos otros países para vinos basados en cepas como Pinot Noir, Chardonnay, Syrah o Pinot Gris. Un ejemplo para usted es Marques de Casa Concha Pinot Noir. Esta forma de botella puede ser de color verde para los vinos tintos y color transparente para los blancos.

Una forma de botella, probablemente la más conocida en el mundo, es la botella de Champagne, utilizada además para los vinos espumantes de todo el mundo. Fíjese en Subercaseaux Extra Brut, cuya botella es más ancha en la parte inferior y con los hombros caídos. Además la botella de vino espumante es más pesada y gruesa, ya que necesita soportar la presión de siete atmósferas que ejerce su gas carbónico. Si no me creen, observen cómo salta su corcho una vez liberadas las burbujas. Generalmente el color de las botellas de vinos espumantes varía de color verde oscuro a verde medio. Las botellas de algunos espumantes rosados suelen ser incoloras o verdes.

La clásica forma de la botella del Ródano es muy parecida a la botella de Borgoña, pues también es alta y estrecha de hombros. En el Nuevo Mundo a veces estas dos botellas están confundidas, pero en Francia es una cuestión de orgullo regional: los vinos de Ródano deben guardarse en sus propias botellas. Este envase es marginalmente más alto que uno de Borgoña y tiene un cuello ligeramente más largo. El Syrah es la variedad más común que se encuentra en este tipo de botella, pero también Grenache, Viognier, Roussanne y Marsanne. Mire, por ejemplo, la botella de nuestro Gravas del Maipo Syrah.

De la región francesa de Alsacia provienen unos finos vinos blancos y la forma de botella es muy especial. Es una botella en forma de flauta, muy alta y delgada. Es muy parecida a las botellas utilizadas para los vinos del Rin en Alemania, pero la principal diferencia es el color del cristal. En el caso de la botella alemana es de un color ámbar, mientras que en Alsacia casi siempre es verde o incluso transparente. El tipo más común de vino que se encuentra en este tipo de botellas es Riesling. En Chile, un excelente ejemplo de esta botella es Terrunyo Riesling.

Hay muchas otras formas que son muy específicas y representan nichos más pequeños, como las botellas de Chianti o las botellas de los vinos dulces o vinos fortificados. Una de mis botellas favoritas es la Bocksbeutel, utilizada en la región de Franconia en Alemania para la cepa Sylvaner, cuya forma es elipsoide y achatada. No lo dude: sus botellas favoritas siempre se pueden guardar en casa y cambiar su destino. Después de disfrutar el vino, usted puede echar a volar su imaginación (Do It Yourself o Hágalo Usted Mismo) y adaptarlas como hermosos candelabros o recipientes para flores.

Derechos Reservados©
Solo si se reconoce la fuente con el enlace hacia Food News Latam® se permite la total o parcial reproducción del contenido.
Fuente: Food News Latam® www.foodnewslatam.com

 

Suscribase Newsletter semanal packaging

Noticias diarias, innovaciones en la industria de alimentos y bebidas, tendencias de consumo, alimentación, inocuidad y biotecnología para América Latina.Noticias diarias, innovaciones en la industria de ingredientes y aditivos necesarios a la elaboración de lácteos, asi como procesos y envases asociados para América Latina. Noticias diarias, innovaciones en la industria de ingredientes y aditivos necesarios a la elaboración de bebidas, asi como procesos y envases asociados para América Latina. Noticias diarias sobre inocuidad alimentaria, certificación, validación, normas y calidad en y para América Latina.

Nuevos Productos


 

 
|