facebook  Twiter  GooglePlus In Youtube

La exposición prenatal a BPA está ligado a la obesidad infantil

Seguridad Latinoamérica

La mayoría de los consumidores prefieren reutilizar sus botellas de agua de plástico y envases con el fin de ayudar al medio ambiente y ahorrarse unos cuantos dólares. Sin embargo, los plásticos utilizados para estos envases pueden contener productos químicos nocivos, como el Bisfenol A (BPA). A medida que se aplica calor a estos plásticos, por ejemplo, cuando uno cocina o calienta la comida en el microondas, los productos químicos pueden filtrarse en sus alimentos.

Como resultado, estos productos químicos pueden potencialmente conducir una amplia variedad de problemas de salud. Aparte de que afecta el desarrollo del cerebro y el comportamiento humano, la exposición de Bisfenol A durante el embarazo puede aumentar los riesgos de la obesidad infantil. En consecuencia, la seguridad de BPA necesita ser evaluada una vez más.

Bisfenol A es un producto químico industrial que se utiliza para la fabricación de plásticos de policarbonato y resinas epoxi. El uso de BPA en la producción de plásticos se remonta a casi 60 años. Se ha demostrado su éxito ya que no se rompe facilmente, es resistente al calor, transparente y fuerte. Los plásticos de policarbonato se pueden encontrar en un gran número de productos comerciales como las botellas de agua, los CDS, e incluso los DVDs. Las resinas epoxi se utilizan para recubrir el interior de los alimentos y bebidas enlatadas. Anteriormente, los biberones, las botellas de bebés, y el embalaje de fórmula infantil fueron hechas con materiales basados de BPA ya que este químico se consideraba seguro de usar. Después de más de una investigación, la Unión Europea (UE) regulo el uso de BPA en estos productos y elimino esta sustancia de las botellas de los bebes.

"Debido al hecho de que hay incertidumbre acerca de los efectos de la exposición de de bisfenol A en los infantes, la Comisión considera que es necesario y apropiado tomar estas medidas. El objetivo es reducir aún más la exposición de la parte más vulnerable de nuestra población qie son los bebés. "dijo John Dalli, el Comisario de Salud y Política del Consumidor.

La U.S. Food and Drug Administration consideraba el uso de este producto químico seguro. Después de más investigación, la FDA regulo el uso de BPA en estos productos siguiendo rápidamente los pasos de la UE, y regulo el uso de BPA en estos productos.

Un estudio reciente llevado a cabo por los investigadores del Columbia Center for Children’s Environmental Healthy (CCCEH), reveló que la exposición prenatal a BPA está ligado a la obesidad infantil. Según el estudio, aproximadamente el 94% de las mujeres embarazadas que participaron tenían cantidades detectables de BPA en su sistema. Los investigadores analizaron 369 muestras de orina y la composición corporal de la madre y el niño. Ellos observaron por primera vez los rastros de BPA en la orina de la madre en su tercer trimestre de su embarazo. A continuación, se observaron las muestras de orina de los niños cuando tenían 3 años y 5. Por último, el tamaño corporal de los niños, circunferencia de la cintura, y la masa grasa se midieron a la edad de 7. Los investigadores encontraron una correlación entre las concentraciones más altas de BPA y la obesidad. Esta evidencia podría determinar un importante contribuyente a la epidemia de la obesidad, junto con la disminución de la actividad física, y el aumento del consumo de comida rapida.

El principal problema con el BPA es que actúa como un producto químico de alteración endocrina. Esto significa que puede imitar o bloquear las hormonas producidas por el cuerpo. A lo larga, el BPA puede potencialmente conducir a problemas de salud como el asma, la ansiedad, la depresión, la diabetes, el cáncer y la obesidad. La alta exposición a esta sustancia química se sabe que altera las funciones del metabolismo y las células, que a su vez, también afecta el desarrollo del cerebro y el comportamiento humano.

Si esto le preocupa, los consumidores pueden tomar ciertas medidas para reducir su exposición al BPA. Es importante no calentar los contenedores de plástico de policarbonato. Mientras que son duraderos, el calor puede hacer que el producto se descomponga más rápido. También, puede ayudar a que el BPA se filtre dentro de su comida. Según el National Institute of Environmental Health Sciences, los recipientes de plástico suelen tener un código de reciclaje en la parte inferior. Si los plásticos están marcados con el código de 3 o 7, puede contener BPA. Se aconseja que los consumidores revisen los códigos de reciclaje de sus envases de plástico para averiguar si son seguros de usar.

Por Victoria Weler

Suscribase Newsletter semanal packaging

Noticias diarias, innovaciones en la industria de alimentos y bebidas, tendencias de consumo, alimentación, inocuidad y biotecnología para América Latina.Noticias diarias, innovaciones en la industria de ingredientes y aditivos necesarios a la elaboración de lácteos, asi como procesos y envases asociados para América Latina. Noticias diarias, innovaciones en la industria de ingredientes y aditivos necesarios a la elaboración de bebidas, asi como procesos y envases asociados para América Latina. Noticias diarias sobre inocuidad alimentaria, certificación, validación, normas y calidad en y para América Latina.

Nuevos Productos


 

 
|